Katia GarcĂ­a, orgullo azul y oro del arbitraje mexicano

• La alumna de Derecho combina las aulas con su trabajo como abanderada en la Liga MX Femenil

Texto: Dante Emiliano GarcĂ­a
Fotos: CĂŠsar RodrĂ­guez

 

Katia Itzel García tiene 25 años y el banderín rojo-amarillo en la palma derecha. Recorre la banda con energía, al son de cualquier descolgada y con la ardua misión de hacer valer el reglamento. Es árbitro asistente, alumna de Derecho, pero sobre todo, representa con gran orgullo al deporte de la UNAM en la Liga MX Femenil.

Katia forma parte de la Asociación Mexicana de Árbitros, aunque hace sólo 12 meses brillaba como deportista universitaria; durante seis años jugó en el equipo representativo de la Universidad en Futbol Asociación, disciplina deportiva y toda una vida para una joven que llevó su preparación académica hasta el terreno de juego.

Primero cursó la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, pero al mismo tiempo consiguió tres medallas en distintas ediciones de la Universiada Nacional, el máximo certamen a nivel estudiantil en México: Platas en 2012 y 2014, además de Oro en 2016 son parte de su legado como futbolista y estudiante.

“La UNAM es una de las grandes universidades de México y representarla, primero como estudiante, es una gran responsabilidad y una enorme pasión. En la parte deportiva es una gran satisfacción, llevar sus colores a todos lados y defenderlos frente a otras universidades es un orgullo para mí”, declaró sobre su etapa con el balón a los pies.

Luego vino una nueva fase, como silbante profesional y con la Liga MX Femenil como vitrina. El compromiso es alto y el orgullo más, porque Katia confía en todos los valores adquiridos desde la Educación Media Superior, como alumna en la Escuela Nacional Preparatoria, Plantel 6, y hasta el día de hoy, cuando se prepara como Licenciada en Derecho, a través del Sistema de Universidad Abierta de esta Casa de Estudios.

“Tienes una responsabilidad muy grande al formar parte de esta Universidad y estás rodeada de mucha gente que los sostiene hacia donde va. La amistad, la lealtad, el amor, la igualdad, la justicia y todos los valores que tienes la obligación de llevar, en tu accionar, a dondequiera que vas”, agregó al respecto.

Ahora aconseja a las nuevas generaciones de aprovechar al máximo su tiempo, la oportunidad de enfundarse los colores auriazules y saltar a cada terreno en busca de la gloria, pues aunque no lo parezca, desde ahí entran en juego todas las enseñanzas académicas y morales impartidas entre clases.

“La política va dirigida hacia las decisiones y el poder; el derecho hacia las leyes y la justicia, creo que tienen mucho que ver con lo que hago como árbitro, porque dentro de la cancha tienes que hacer que el juego funcione, haya un juego limpio y se respeten las reglas”, añadió reflexiva y consciente de que aún viene lo mejor.

“Me gustaría ser árbitro internacional, tal vez necesite más de cuatro o cinco años, pero también quiero terminar mi segunda carrera y seguir en el sector profesional como árbitro, quiero llegar hasta los niveles más altos, estar en el máximo circuito del futbol en México”, concluyó Katia Itzel con determinación plena.

MĂŠxico DF, 30/08/2017

Más noticias